1 de enero de 2013

Messi y Caruso quemados en Año Nuevo.


01.01.2013 - El año nuevo (2013) llegó con la tradicional quema de muñecos (momos) en La Plata y si de argentinos se trata, el fútbol no estuvo ausente y se hizo presente con la figura (gigante) de Lio Messi.

Vecinos del barrio El Mondongo (en el límite este del trazado originario la ciudad, entre las Avenidas 1, 60, 122 y 72) fueron los autores del Messi gigante que, vestido con la 10 de la Selección Argentina y sentado sobre el Mundo, ardió a las 2 de la mañana del primer día de 2013.

La quema de muñecos (momos) es un ritual festivo (ya) tradicional en La Plata (algunos cuentan que se realiza desde los años 60) con motivo de la despedida del año viejo y la bienvenida al nuevo.

Los muñecos son preparados por vecinos de cada barrio en estructuras de hierro y madera con papeles (maché y diario) y retazos, rellenados con pirotecnia y pintados con aerosol.

Así como el cristianismo se apropió de la Fiesta del Solsticio de verano (21 de junio en el hemisferio norte) para rebautizarla Fiesta de San Juan y seguir haciendo hogueras en honor al santo y no (ya) para darle fuerza al sol que comienza a menguar (días mas cortos hasta el solsticio de invierno), el gobierno municipal de La Plata institucionalizó el rito de la quema de momos en 1997.

Desde entonces (con legislación vigente) los momos deben ser registrados en la oficina de Control Urbano, no pueden superar los 6 metros de alto por 3 de ancho ni emplazarse debajo de cableados ni del arbolado público y concursan por premios en efectivo según voto de la población ($13.360 primer premio, $10.020 segundo premio y $6.680 tercer premio).

Este año (2013) fue iniciado con 144 muñecos inscriptos y quemados (Sapo Pepe, Los Simpsons, Angry Birds, Pitufos, Cristina vs Clarín, Pirámide Maya, Blancanieves, la Pantera Rosa, Scooby Doo, Alicia, Frankestein, Gangnam Style, etc) luego del paseo institucional de Lito, el “Niño Gigante” (que tiene permitidos sus 9 metros de altura), a través de la central Plaza Moreno de la ciudad.

Los antecedentes de la quema de momos se encuentran en las Fiestas Fallas de Valencia (hacia mediados de siglo XVIII). Algunas de las miles de hogueras que se encendían en las calles valencianas (llamadas fallas) eran monumentos satíricos y burlescos en los que se exponían a la vergüenza pública y se quemaban simbólicamente personas y situaciones de la calle o barrio donde se plantaba la falla. Como ahora, en su construcción participaban los vecinos de cada calle y los niños iban de casa en casa pidiendo "una estoreta velleta" (una alfombra vieja) o utensilios y muebles viejos para quemarlos junto a las fallas y se agregaban al muñeco carteles alusivos a algún personaje conocido del barrio.


CARUSO SE HIZO HUMO EN QUILMES


Ninguno de los (2) personajes futbolísticos quemados este Año Nuevo figura en la lista municipal de La Plata. Messi por quedar fuera de los límites del trazado capitalino y el otro, Ricardo Caruso Lombardi por haberse hecho humo en Quilmes, ciudad de la que el DT se ausentó repentinamente para hacerse cargo de San Lorenzo.

Caruso Lombardi ardió en la madrugada del 1 de enero (2013) en la intersección de las calles Guido e Yrigoyen, sobre el cartel de “traidor y vendehumo”, fiel a las tradiciones y costumbres heredadas de la cultura europea.

Tal como se cuentan las Fiestas Fallas (valencianas), se construía comunalmente, se hacía alusión a personajes del barrio, se agregaban carteles y se quemaba lo viejo y malo para dar lugar a la renovación total del año venidero.


Así también se quemó en La Plata el muñeco de “Cristina vs Clarín”, acaso en deseo de un final de contienda y otros muñecos de dibujos animados sin compromiso alguno.

No entendemos muy bien la significancia que los autores del Messi gigante le dan al ritual, girando en sus explicaciones de “buena suerte” quemando la imagen del mejor jugador del mundo.
.

2 comentarios:

Francisco Sala dijo...

¿De este tipo de ritual vendrá la expresión "lo quemaste"?

WILDE dijo...

Caruso no se quema. Es de amianto.