11 de diciembre de 2010

Julio Capella y las omisiones de Gustavo Grabia.


11.12.2010 - Se vivió una noche desigual en Buenos Aires. La toma del Parque Indoamericano en Villa Soldati provocó muertes, HT global en Twitter y reuniones inéditas de madrugada en la misma Casa de Gobierno.

Más de mil familias bolivianas acamparon en el Parque Indoamericano (donde suelen reunirse los domingos desde hace años) y decidieron quedarse ante el loteo administrado por personajes del conurbano bonaerense (es una práctica común en el segundo y tercer cordón).

Los vecinos de Soldati, comerciantes, futuros beneficiarios de las torres de vivienda próximas a entrega y gente de las adyacencias reaccionaron ante la ausencia policial (la toma fue en progresión desde unas 72 horas atrás) y la lucha fue cuerpo a cuerpo, con piedras, palos, fuego y armas…



Una filmación de los medios periodísticos (que también fueron espantados a golpes y piedras) halló a Julio Capella, arma en mano, como uno de los tempraneros disparadores en la contienda.

Inmediatamente los medios gráficos y televisivos salieron a identificarlo e incluso a hablar con su abogado (dijo que su defendido “llevaba un arma de juguete”).

El especialista que pudo identificar al personaje en cuestión no es otro que Gustavo Grabia, joven periodista que solemos leer en “Un Caño”, que trabaja para el multimedios Clarín y es conocedor como ningún otro de las barrabravas argentinas y sus internas.

Gracias al escudo de Huracán que llevaba el delincuente sobre su pantalón rojo, el periodista acortó los tiempos de identificación y se lanzó a publicar los datos (Clarín, Olé y TN), luego copiados y levantados por otros medios.

Gustavo Grabia cuenta que, en efecto, se trata de Julio Carlos Capella, hincha de Huracán, miembro de la barra y cuñado de los dos jefes de la misma (Claudio y Pablo De Respinis).

Demostrando su especializada labor, Grabia amplía las precisiones agregando que Capella, casado con la hermana de los De Respinis, es originario de Villa Soldati pero ya no vive ahí, donde quedó viviendo un tío suyo. Sigue contando, incluso, que “viajó al Mundial de Sudáfrica como integrante de HUA (Hinchadas Unidas Argentinas) y que
“no tiene portación de armas en el RENAR, por lo que podríamos estar ante tres posibles delitos: portación ilegal de armas, abuso de armas e intimidación pública”.

Más, el periodista recuerda que Julio Capella fue jugador de fútbol profesional en Deportivo Español (1998 al 2000) y en Tristán Suárez (2000 a 2001), redondeando unos veinte partidos en primera división.

Admirable el trabajo de Gustavo si no fuera por las siguientes omisiones: además de no tener permiso de portación y tener un tío en Soldati, Julio Carlos Capella es:

* Hermano de Matías, utilero de Boca Júniors y miembro de la barra de Deportivo Español.
* Hijo de Carlos, histórico masajista de Boca Júniors.
* Empleado estatal en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en su Obra Social (Ob.SBA), que fuera intervenida por el gobierno de Mauricio Macri durante 2008.

De todos modos, no dejamos de felicitar a Gustavo Grabia por su detallado y logrado libro LA 12, que cuenta los más sabrosos detalles de la barra de Boca.
.

10 comentarios:

Nicolás Andrade dijo...

Que triste que Grabia haya "omitido" ciertos datos de Capella; algunos no son solamente datos de color y son muy muy importantes. Por más que la nota haya salido en Clarín, de un periodista que escribe en la Un Caño sinceramente esperaba un poco más de compromiso y toda la verdad, sea donde fuere que se publique.

WILDE dijo...

Realmente sorprendente. Tenía a Grabia en otro lugar.

Patota Potente dijo...

Wilde, leo "Un Caño" y siento un respeto enorme por Grabia, me parece un tipo de lo más lúcido. Explicame por favor cual sería esta falta de compromiso tan grave como para desmantelar el pedigrée del tipo.
En este tema de Soldati convengamos que tanto Macri como K y compañia buscan llevar agua para su molino y hay un montón de pelotudos útiles (el neoK Victor Hugo por un lado y la runfla de TN por el otro) que hacen caldo gordo del tema.
Sinceramente, Grabia me parece que no encaja en ese perfil.
En fin, como siempre, debo estar equivocado.

CALIGULA dijo...

@ patota: está claro que las diferencias entre los gobiernos (Nacional y Ciudad) son ideológico - políticas y pretenden réditos.

Lo llamativo (para nosotros también) es la curiosa omisión de Grabia.

Sin ánimos más que periodísticos ya investigamos la manera informativa de Clarín (caso Batista y otros) y resulta chocante que un tipo como Grabia (quizás no le quede otra) permita o posibilite eso.

El asunto, como se explica, es la cantidad de detalles que expone Grabia sobre el acusado y los sintomáticos datos que omite, de tal modo de posibilitar al editor del diario a titular como titula "El tirador de Soldati viajó a Sudáfrica con HUA".

Resulta casi cómico que Gustavo Grabia acaba de editar un valiente libro (La 12) y omita los contactos xeneizes y con la Ciudad de este muchacho.

Cuanta razón tiene Víctor Hugo.

Mariano dijo...

No hay poronga que les venga bien, si habló porque habló, si omitió porque omitió. El tipo de la foto, con el arma en la mano (cuyo abogado dice que es "de juguete") tendrá que declarar ante la justicia y se averiguarán sus antecedentes, el panqueque de Grabia no lo va a juzgar, así que su opinión sólo servirá para demostrar lo que es.
Al de la foto espero no verlo en la cancha este fin de semana.

CALIGULA dijo...

@ mariano: el problema no es lo que opine Grabia. El problema es que pasa datos como si fuese información objetiva.

PD: Bien por el cámara que lo registró. Única posibilidad de posterior demanda.

Patota Potente dijo...

Voy a dejar de ver fóbal para seguir los campeonatos de ajedréz de los viejitos de Plaza Almagro.
¿cuánta razón tiene Victor Hugo, Calígula? A VH lo sigo desde Sport´80 y no dudo de los kilates del tipo, pero últimamente se le viene empañando el cristal.
Porque "El enemigo de mi enemigo es mi amigo" ultimamente viene acercandose de manera peligrosa a ciertos personajes para nada santos del periodismo y la política.
Un ejemplo, en "Hablemos de Fútbol" invitó a Marcelo "el relator del pueblo" Araujo porque el tipo estaba despechado por TyC y bien guardadito con todo el billete que durante años levantó del imperio Avila, en esa época.
Culo y calzón ambos desde entonces.
Araujo, un nuevo converso.
VH, perdido en la Fé.
Que dupla para un fútbol cuyo flujo de divisa pasa por el control de animal Fernández, el cervecero.

CALIGULA dijo...

@ patota: No censuraría a Víctor Hugo por invitar libremente a quien le parezca entrevistar.

Lo aplaudo por su libertad de expresión avalada por trayectoria y profesionalismo.

Es uno de los pocos que puede no tolerar le serruchen el contenido de sus notas.

Verás que no criticamos a quienes no comparten nuestras ideas sino a quienes venden una cosa por otra o permiten les induzcan sus contenidos.

Patota Potente dijo...

Pax boviscum, Calígula Imperator.

CALIGULA dijo...

Jaja Patota ud. es invitado de honor. Tiene la casilla de mail a disposición para escribir cuando quiera.