25 de abril de 2011

Equipos con jugadores locales.


26.04.2011 - Hace unos días, Byron Jara, gerente administrativo financiero del Club Deportivo El Nacional (Ecuador), respondió al periodismo sobre las resoluciones que se tomaron en la última asamblea del club.

Sintetizando, refirió a los tres temas principales tocados en la reunión: la división de una sola gerencia en tres (administrativo-financiera, marketing y deportiva), la permisividad de reelección a los dirigentes (“si las cosas se han hecho bien, existe la posibilidad a que sean reelectos”) y la posibilidad de que jugadores extranjeros se incorporen a las filas del equipo: “Esa propuesta no pasó, se ratificó que se mantengan sólo jugadores ecuatorianos… Tenemos que fortalecer nuestras divisiones formativas, es la razón de ser de nuestro club y así seguiremos trabajando para que los jóvenes sean promovidos al equipo de Primera y posteriormente a la Selección Nacional.”

Así, El Nacional (Ecuador) sigue siendo uno de los cuatro clubes del mundo que sólo alistan jugadores de origen nacional en sus plantillas, junto a las Chivas de Guadalajara (México), Deportivo Saprissa (Costa Rica) y Athletic Bilbao (España).

Casos atípicos dentro de un fútbol globalizado, donde bien sabemos del efecto centrípeto de todo efecto globalizador.

1. Deportivo El Nacional (Ecuador): el club de las fuerzas armadas ecuatorianas, propiedad de sus miembros activos y retirados (socios mayoritarios) es el que más títulos ganó en el país (13) junto al Barcelona Sporting (club mucho más antiguo) y de cuya cantera surgieron importantes nombres como los de Luis Antonio Valencia, Jorge Guagua, Christian Benítez y Félix Borja. Su último título: 2006.

2. Deportivo Guadalajara (Chivas, México): el club más popular de México (más de 30 millones de aficionados según encuestas) y “2º del mundo” detrás del Flamengo (Brasil), tiene el equipo que más campeonatos ganó en el país (11) además de varios logros internacionales. Último título: 2008.

3. Deportivo Saprissa (Costa Rica): el club más campeón del país (29 títulos) tiene el récord local de ganar 6 campeonatos consecutivos y llegó a pentacampeón costarricense en 2008. Adoptó la política canteraza luego de su quiebra (2003) y venta a Jorge Vergara (dueño del Chivas meexicano y estadounidense). Último título: 2010.

4. Athletic Bilbao: el club donde sólo actúan jugadores nacidos en el país vasco español, país vasco francés o Navarra o formados en clubes de estos territorios es, junto a Real Madrid y Barcelona, el único equipo que jugó todos los campeonatos de la Liga española (nunca descendió), junto a Real Madrid, Barcelona y Osasuna el único que no es una sociedad anónima (es de los socios), junto a Real Madrid, Barcelona y Valencia 4º en la tabla histórica española, ganador de 23 Copas del Rey y 8 Ligas. Último título: 1984.

Bajo estadísticas no podemos tildar de ineficaz la “política nacionalista”. Tres de los cuatro clubes del póker son multicampeones en sus países. El Athletic (España), de tiempo a esta parte, es el único “pobre” de los cuatro. Tampoco podríamos poner un coeficiente de efectividad del 75% (3/4).

La limitación voluntaria del universo de jugadores fichables responde de maneras distintas en países distintos.

El caso vasco y su descenso competitivo se explica por su participación en un torneo situado en la cúspide del poder comprador (nótese el eufemismo “globalizado”) que tiene acceso (económico) a todos los mercados del mundo, incluso el propio español ya que sus jugadores no emigran como del resto del mundo.

El panorama del Athletic se oscureció sustancialmente después de la Ley Bosman (1995) que, al abrir casi completamente el mercado de jugadores, amplió radicalmente las posibilidades de todos sus competidores españoles (si el Athletic tenía un mercado de 100 jugadores fichables y los demás un mercado de 1.000, después de la ley Bosman la proporción se fue de 100 a 10.000 o más).

Soluciones como más y mejores cazatalentos o sumar más clubes satélites donde formar sus juveniles no dejan de ser caras y/o complejas.

Por el contrario, esta política no presenta los mismos panoramas (y números) en países de Ligas exportadoras (centrífugas de la “globalización”) y de menor competitividad económica.

Aquí, en los países productores de jugadores (y no compradores), se hace viable y (bien administrada) hasta exitosa.

Los beneficios pueden contarse desde el eficaz desarrollo de canteras (inferiores) para convertirse en “club formador” que, administrado ordenadamente, puede sacar réditos económicos menos cortoplacistas y más usufructuables permitiendo, a la vez, el desarrollo total y armónico de sus jugadores (venta gradual).

El fútbol de selecciones tendría gratas novedades al poder contar con instituciones formativas de donde nutrirse para la ejecución de proyectos. No extraña, en este marco, la importante cantidad de jugadores que Chivas y El Nacional aportan a sus seleccionados.

Otro beneficio visible es el grado de identificación y lealtad que logran este tipo de equipos (Chivas y el Athletic llenan sus estadios pase lo que pase) que, acompañada con una buena acción de marketing y servicios y atendiendo al componente emocional necesario, aumentaría tanto la masa societaria como las arcas de un posible eficiente departamento de marketing.

Las desventajas deportivas se mencionaron y, en este caso, les cabe a los amigos vascos insertos en el centro de la “globalización”.

Paradójicamente, aquí en Argentina (de donde salen jugadores de debajo de las piedras), el segundo país exportador de jugadores del mundo, las dirigencias no adaptan sus políticas de fichaje y desarrollo deportivo a los vaivenes del mundo. Imposibilitados de ver el bosque por la urgencia del árbol próximo desangran las canteras, cambian cheques, hipotecan futuro y largan jugadores inmaduros que cada vez vuelven de Europa más temprano para empobrecer drásticamente la calidad de un torneo local que languidece bajo la fantasía igualitaria de que “cualquiera puede ser campeón”.

También paradójicamente, en un fútbol desmesuradamente exportador como el argentino, no existe plantel de Primera División que se componga únicamente de jugadores argentinos. Con todo, Argentina sigue siendo vidriera latinoamericana quizás en mayor proporción a la vez que se van secando las canteras.

El reciente contrato de AFA con el Gobierno Nacional (Fútbol para Todos) es un claro mensaje (en dinero) para releer las oportunidades que esta “globalización” puede presentar. Las públicas y recientes posiciones de Daniel Passarella (Presidente de Ríver) sobre las ventas de los jóvenes valores del club marcan menos tendencia que asombro. No obstante y con sus matices, apareció un Passarella.
.

12 comentarios:

Matías Rodríguez dijo...

Creo que es un atraso en estos dias de un futbol tan globalizado la actitud de no aceptar jugador extranjeros, muchos equipos se recluyen y quedan fuera de la pelea por estas cosas, sobre todo el athetic, con el equipo que tiene imaginenselo reforzado por no nativos en el pais vasco, seria un lujo un saludo

CALIGULA dijo...

@ Matías: justamente el post explica por qué el Athletic es el único de los 4 equipos con jugadores locales que no tiene éxito.

Como todo mercado, por más globalizado que se llame, hay dos posiciones de cada lado del mostrador y, por ende, la conevniencia de determinadas situaciones y opotunidades no son las mismas para cada lado.

Acho dijo...

Los extranjeros que vienen a Argentina son 10% refuerzos 90% negocios de vidriera.

Arraigoo dijo...

Es una politica futbolera respetable y a la vez discutible, pero en el caso del Bilbao lo qe si esta claro es el exito de su cantera y el aliciente que proporciona a todos esos jugadores por llegar arriba. Es extraña pero tiene un exito de cantera enorme.
Articulo muy interesante la verdad.

Un saludo
www.tocaladecara.blogspot.com

Alejandro Alonso dijo...

Nunca simpatice con esta politica segregacionista y que por momentos roza la xenofobia o el racismo.El éxito que estas politicas se reflejan en las respectivas selecciones nacionales de Ecuador y México(no han ganado nada)El fútbol y el deporte tiene que servir como otro catalizador más de encuentros,respeto e integración.El tener jugadores extranjeros esta en el mismo origen de este deporte.Casi siempre practicado por britanicos que lo desparamaron por el mundo.Las dos primeras selecciones en jugar una final en un mundial ya tenian jugadores nacionalizados,un gallego,Uruguay y un canario,Argentina,eso es un ejemplo.Imaginen en el año 1930 ya se hacia en selecciones,no veo porque no se puede hacer en clubes.Ahora de ahí a vender hasta los banderines del corner es otra cosa.Saludos.

WILDE dijo...

Creo que para países exportadores es una política más que factible. Vender jugadores no desarrollados de manera urgente no tiene otro beneficio que tapar agujeros financieros y tiene muchos efectos colaterales nocivos: el propio desarrollo del jugador, la debilidad de las plantillas locales, la pérdida de cotización en el mercado, etc. etc. etc.

No creo como dice Alejandro que se trate de racismo o xenofobia. Absolutamente nada que ver, sólo políticas de mercado.

CALIGULA dijo...

@ Arraigo: es indudable que una política de este estilo trae un desarrollo de las canteras. El problema del Bilbao es estar en un mercado como el español.

@ Alejandro Alonso: ja ja hombreee... te fuiste para el lado de la xenofobia (?)

Nda mas lejos. Se trata de ver las posibilidades que da un mercado desde uno y otro lado del mostrador.

Siendo que la globalización es eminentemente centrípeta, existe otro polo que es el exportador (Argentina entre otros), donde un cambio de política de fichajes pondría un poco más acordes las cosas.

No deja de ser paradójico que el segundo país exportador de jugadores del mundo viva torneos locales de semejante pobreza futbolística.

Hay alguna cuenta que no anda bien. Sería algo así como que en el país de las vacas comamos soja (?)

Anónimo dijo...

Lo del Athletic no es verdad. Tiene más jugadores aparte del País Vasco, se inventan cualquier excusa para justificar sus fichajes. Que yo sepa hay dos riojanos y un venezolano jugando ahí.

Anónimo dijo...

El venezolano es venezolano por circunstancias, porque Fernando Amorebieta es vasco como cualquier otro. Como era Roberto Lopez Ufarte en la Real Sociedad, habiendo nacido en Marruecos. De los riojanos uno es Fernando Llorente, que nació en Pamplona por circusntancias ese también, pero que se ha hecho en la cantera desde pequeño. Es Leo Messi de la cantera del Barcelona, o no lo es? El otro riojano es David Lopez que de la misma manera se ha formado en Osasuna, en Navarra. Seamos correctos.

Anónimo dijo...

disculpa que te corrija pero el ultimo titulo que gano chivas en su torneo local no fue en el 2008, fue en el 2006, saludos

Anónimo dijo...

Estoy 100% de acuerdo con esta política, por lo que dicen los dirigentes de El Nacional. Un club formado sólo con jugadores locales puede producir jugadores interesantes para la selección nacional. Siendo localista (soy chileno) me remonto al caso del Colo Colo 2006, que fue subcampeón de la Copa Sudamericana. De ese plantel, el único extranjero titular era el portero Sebastián Cejas (Celso Ayala estaba en la banca y creo que no jugó ningún partido copero). El resto del plantel era chileno, con jugadores como Humberto Suazo, Alexis Sánchez, Jorge Valdivia, Matías Fernández y Arturo Vidal. Este equipo fue la base de la selección de Bielsa que clasificó a Sudáfrica. Después, a partir del 2007, los dirigente$ de Colo Colo vendieron a las estrellas del equipo y empezaron a comprar paquetes que vinieron sólo a robar, argentinos de 30 años que jugaban en el ascenso argentino (incluyendo a Bieler, el mismo que después lo ganó todo en Liga de Quito, pero que en Chile no rindió) o que eran amigos del entrenador argentino de turno. Resultado: Colo Colo estuvo a 2 puntos de irse por primera vez en su historia a la B.

Anónimo dijo...

yo soy socio del Athletic club,lo del racismo esta totalmente injustificado ya que en ningún caso discriminamos por la raza.De echo ahora mismo esta jugando Iñaki Williams de raza negra ya que nació en Navarra y ademas se formo en la cantera del Athletic.Lo de no entender que nos autoimpongamos esta limitación la verdad es que lo entiendo porque no tiene justificación lógica pero nosotros nos sentimos orgullosos de mantener esta filosofía y cambiarla supondría un duro golpe casi insalvable.