6 de octubre de 2012

Inicial 2012: Colón 0 Racing 1


06.10.2012 - Con gol de Luciano Vietto (´85), Racing venció (0-1) a Colón en Santa Fe por la 10º fecha del Toreno Inicial 2012 y se consolida en el lote mandante.

Como los fuegos de artificio o la frase de conclusión o el hit de bis, la retina suele grabar la última imagen. Bienvenida en este caso la imagen del (único) gol del partido para (intentar) borrar el tedio de 85 minutos que lo precedió.

El magnánimo y unánime padre de nuestro fútbol, el MIEDO A PERDER, volvió a determinar los (inciertos) destinos de una pelota que podría llorar más que cualquier Virgen de mármol.

La contención por sobre la creación no puede arrojar otro partido: defensas organizadas y volantes kamikazes (Caire, Bastía y Zuculini fueron las figuras) dieron un partido (muy) olvidable que se encaminaba, sin peaje alguno, al impertérrito 0-0.

Colón con más posesión y Racing algo más punzante dejaron dormir a los arqueros (Pozo y Saja), con una casi sorprendente carencia de creatividad y precisión desde tres cuartos de cancha (hacia ambos lados). Pases inexplicables y distinguidos yerros siempre fueron menos observados que un mal cierre defensivo por ambos DTs.

Y se lo llevó Racing sólo por la aparición de Mauro Camoranesi. Porque este Racing armado de atrás hacia adelante y (absolutamente) carente de jugadores de creación, pena con la pelota bien recuperada. Hombres como Pelletieri y Zuculini terminan dando el pase de enlace vertical con nula eficacia y cuando Diego Villar es el encargado, no tiene descarga clara.

Racing (como la mayoría de los equipos argentinos) no sabe, no puede ni tiene desarrollo en ataque. Juega también a mantener el cero y a ver que pasa. Y en este marco (créase o no) Mauro Camoranesi devino (otra vez) en la carta desnivelante. Su pase (de primera) fue la única jugada clara y definitoria del partido (habilitación para el gol de Vietto ´85); suficiente para ganarlo entre dos equipos preparados para no perder.

Véase la mitad del vaso que quiera verse (llena o vacía), pero Camoranesi (36), volante de contención por excelencia que ya no tolera 90 minutos, marca rotunda diferencia en fugaces intervenciones de enganche en el equipo que (provisoriamente) puntea el torneo argentino.

Zubeldía (DT) ya lo vio y tomó nota. En lugar de utilizarlo como volante contenedor titular durante 60 minutos, vuelve a optar por utilizarlo en los últimos 20 como enlace (mentiroso) para que, con su bagaje y experiencia, juegue de primera, arremeta, encare y vea lo que otros no ven (entró por Cámpora en el minuto 60).

Puede sorprender a alguno que, por ejemplo, un periodista dedicado sólo a Racing (que convive incluso en los entrenamientos) twiteé esto:


Créase o no: el veterano Camoranesi devenido en enganche desequilibrante marcando notorias diferencias respecto del juego ordinario y el periodista dedicado a Racing sorprendido. Créase o no: Racing, que no sabe atacar ni desarrolla ofensiva (abandonada a la solitaria inspiración de los chicos Vietto y Centurión) se va a dormir como (provisorio) puntero del Torneo Argentino.


.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

no coincido con tu analisis del partido, Racing trabaja cada partido, el primero de esta seguidilla de 3 partidos ganados (con river) se gano apostando a que nos quede algun que otro contragolpe, te puede salir bien o mal, salio bien, despues a san lorenzo si bien no lo pasamos por arriba, por el abultado resultado digo (4-0) fuimos a buscar el partido de primer momento, y esta noche con colon, lo salimos a buscar, quiza no con el futbol que deleita, pero si con la vertiginosidad de los pibes y siendo solidos atras, de hecho no patearon al arco ellos, y bueno sabiendo que colon encima venia de meterle 3 goles a velez en liniers, se rescata mas la tarea del equipo.
es mi opinion ojo!
saludos.

CALIGULA dijo...

1. ¿Por qué anónimo?

2. Puede decirse claramente que, si bien Racing hiló 3 victorias consecutivas, no superó a ninguno de los tres rivales.

3. Creo que tu observación no llega a contradecir nuestro análisis (somos más de uno) por lo siguiente:

Como decís, podés "ir a buscar el partido" de arranque... Zubeldía podrá ponerle turbo mental a los jugadores, pero si armás el equipo que arma (en las 3 ocasiones), con tal esuqema y tales jugadores, difícilmente lo logres.

La demostración de nuestra afirmación es clara en tanto y en cuanto la intención ofensiva (y poco dañante) de Rácing duró 15 minutos y se desdibujó por completo.

La simple razón: el equipo está armado para destruir y no para construir.

4. La observación que hacemos sobre Camoranesi te indica que no sólo es el esquema de Zubeldía lo que lo impide sino que a eso se le suma la carencia de juagdores que pueda dar volumen de juego y real o eficaz intención ofensiva.

5. Racing, sin volumen ni capacidad de juego (por las razones expuestas) queda con la única opción del contraataque: pelotazos a los 2 pibes de punta (Vietto y Centurión).

WILDE dijo...

Todavía me duelen los ojos.
¡Qué bien juega ese pibe Caire!

Acho dijo...

En esta manera de jugar Racing está desaprovechando y desvalorizando a un gran jugador como Diego Villar.